Cita del día.

miércoles, 27 de junio de 2018

Releer antes de imprimir (10)

Vayamos con una nueva entrega (esto ya se repite demasiado) de los gazapos que voy encontrando por ahí en mi día a día. Y es que como reza el título de la entrada (mejor dicho, la serie de entradas), mejor releer antes de imprimir que arrepentirse luego de ello.



El primero de los gazapos no es una impresión convencional, sino una pintada publicitaria de la que estamos acostumbrados a ver por las calles de las ciudades. 

En este caso, se trata de un Centro de (tratamiento) drogodependencia:


Supongo que un primer error sería denominar al centro como tal, y no como tratamiento para la drogodependencia, pero... la economía de palabras es la que es.

En la siguiente fotografía amplío el contenido, para que se vea mejor el gazapo que detecté...


Y en ésta última... lo dejo bien claro.


Está claro que la economía en la fabricación del molde afectó a la segunda "C" de drogadicción. Por cierto... una "C" que se inventaron en el "control de la anCiedad" que se lee en la tercera línea...


Dejando ahora de lado el Centro de Drogodependencia, que no aclara ni sus fines ni su responsabilidad, ni nada de nada, vamos ahora con los carteles de un centro comercial que visito con frecuencia. Bueno, visitaba, porque ahora ando muy liado con otras historias y tengo el bricolaje un poco abandonado...

El caso es que, comprando bombillas LED (no fotografié el cartel en su contexto y ahora no recuerdo por qué sale también la información de las halógenas) me encontré con una explicación de los tonos de luz blanca de estas lámparas:



Y me llamó la atención la forma de referirse a la temperatura de color. La temperatura absoluta se mide en Kelvin (K), aunque está muy extendido denominarla grados Kelvin (ºK). Es un error tan garrafal que incluso me cuesta escribirlo.

Pero, hete aquí que los amigos de Leroy Merlin le dan una vuelta de tuerca, y le colocan el símbolo de grado a la derecha del Kelvin:


Por si no era suficiente error (para mí garrafal) denominar a las temperaturas de color en grados Kelvin, llegan éstos y los denominan algo así como Kelvin Grado... pa mear y no echar gota de nuevo.

Y aquí no hay excusa como en el caso anterior, donde no sabemos nada acerca del autor del cartel. Aquí hay una gran empresa detrás.

En este tercer caso, también hay una gran empresa detrás. Y se trata de Decathlon:

Resulta que para esta tienda, las palas de pádel ocasionales, vamos, las más baratitas, se convierten en raquetas... todo un sacrilegio para los jugadores de este deporte:


Eso sí, las palas más caras, las de uso regular... esas sí son palas.


Y para finalizar, un cuarto y último caso de aplicación del lenguaje más cómodo de la cuenta.

Se trata de una tienda local, situada en Badajoz. Nos fijamos en su cartel luminoso...


... lo ampliamos...


... y encontramos el gazapo:


Efectivamente, han tirado de valor, y a los sofás Chaise Longue, los denomina como cheslong. Si nos damos una vuelta por la wikipedia, veremos que la acepción española para la palabra francesa es cheslón, y no lo que se han inventado en el cartel. Pero es que, buscadas ambas en el diccionario de la Real Academia Española, a fecha de junio de 2018 ninguna de las dos existe.

Por tanto, y como me temía, la única aceptada es Chaise Longue, que sí viene reflejada en el diccionario de la RAE:



Y con esto, se da por finalizada una nueva entrega de los errores que voy encontrando por ahí. Eso sí, seguro que no acaba en esta entrada. Ya tengo en la recámara varios casos más.

Espero que os haya parecido interesante este nuevo artículo. De ser así os agradecería que hagáis click en el icono G1+ que veréis justo debajo, y que lo compartáis en las diferentes redes sociales cuyos iconos están justo al lado, para que se difunda entre vuestros amigos.

También espero vuestros comentarios en este mismo blog. Un poquito más abajo verás las cajas para este menester, y siempre pueden ser igual (o incluso más) interesantes que el propio artículo.